Die Webseite der Gemeinde Niederalteich

Die Webseite der Gemeinde Niederalteich

Niederalteich hoy

La influencia intelectual y espiritual sigue siendo palpable gracias a las diversas instituciones que dan un  caracter muy peculiar a esta localidad:

Con la abolición del convento  llegaron tiempos difíciles para la población,  ya que no tenían a quienes que les diesen trabajo. Una vez que se supo que no se abriría el convento, la población empezó a cultivar el suelo y a trabajar en pequeños talleres de artesanía o a realizar trabajos secundarios.

BürgerhausPara el municipio la disolución del convento supuso también un cambio radical. Por medio de las reformas estatales se convirtió en un  municipio autónomo que tenía que asumir su propia responsabilidad. Cambios esenciales llegaron también al final de la Segunda Guerra mundial. Como en muchas otras localidades alemanas, también a Niederalteich, llegaron muchos prófugos del este que hicieron de este municipio su nueva patria chica.

El apogeo económico de la posguerra fue muy positivo para Niederalteich. Los puestos de trabajo aumentaron, y diversas fábricas ofrecían la posibilidad a mucha gente de trabajar y ganarse la vida en el pueblo mismo. Hoy en día existen 120 fábricas y centros de servicios. En la agricultura se perdieron muchos puestos de trabajo,  y esto provocó de que con el tiempo cambiase radicalmente la estructura social.

Esencial en el desarrollo de Niederalteich fue la reestructuración rural (acabada en el 1986) de la que surgieron:

  • la casa del ciudadano (antigua residencia de verano de los abades),
  • la nueva construcción  del ayuntamiento y
  • la apertura de una casa para la juventud, en la que fue anteriormente la casa de los pobres.

Durante esta estructuración rural se restauró la basílica y se consagró la iglesia bizantina. Tradición y pasado, futuro e innovación se entremezclan de forma ejemplar en Niederalteich. La ruta histórica conduce a nuestros amigos visitantes a comtemplar las casas históricas que todavían son habitables.

En el centro del pueblo se levanta un edificio futurista de cristal : es el museo de los aviones “Gerhard Neumann”, único en Baviera Baja.

DonauNuestro pueblo está, por así decirlo, entre dos corrientes:

  • el Danubio, el río más largo de Europa, y el Isar. En tiempos antiguos era una de las vías más importantes entre el Este y el Oeste.
  • Hoy la autopista A 3 ha asumido esta tarea de unir nuestras regiones con el sur-este de Europa.
  • No muy lejos está Platting (a sólo 20 Km.) con su estación de ferrocarril y
  • el aeropuerto de Munich se encuentra a tan sólo una hora en coche.

Desde el punto de vista de tráfico Niederalteich es privilegiada. Una red de senderismo muy bien cuidada se extiende por toda la región llegando al valle del Vils por una parte, y por la otra a las estribaciones del Bosque Bávaro.
Dos caminos de peregrinaje:

  • el sendero de Gunther que nos lleva, cruzando la Bohemia, hasta Praga  donde se encuentra la tumba del Santo Gunther.
  • Por otra parte  contamos hace unos años con la “Via Nova”, camino de peregrinación europeo dedicado a San Wolfgang que viene del Salzkammergut (Austria) pasando por Niederalterich para llegar a Ratisbona.

Fähre001Con el transbordador “Althata” el viajero puede alcanzar la otra orilla del rio, posibilidad que eligen muchos ciclistas que vienen haciendo la famosa “Ruta del Danubio”. Zonas de reserva natural y de protección de aves invitan a pasear, descansar y relajarse. Tranquilidad y silencio, atributos muy raros hoy en día, los encontrará el visitante en nuestro municipio. Niederalteich es un centro de creatividad, de tranquilidad y de fuerza espiritual.

  • La extensión del municipio es de 10 Km² .
  • La localidad de Niederalteich tiene 1939 habitantes.
  • Todos los edificios poseen agua corriente y canalización.
  • Muchas calles poseen también acceso al gas natural.
  • El amor a la naturaleza de los habitantes de Niederalteich hizo posible que se construyese aquí el primer centro de recogida de basura recicable de la región.

En el tiempo de la reestructuración rural se cometieron, a consecuencia de las prisas, algunas faltas muy graves, entre otras el hecho de que Niederalteich perdiese su soberanía y pasase a ser parte del municipio de Hengersberg. En 1986 sin embargo se revocó esta decisión y Niederalteich volvió a ser un municipio propio, lo que siempre había sido desde la secularización en 1803 ( en 1810 se nombró al primer alcalde).

Niederalteicher Nachrichten Logo Niederalteich es una localidad moderna y abierta al visitante. Su vida cultural y social posee un atractivo especial: la revista: “Noticias de Niederalteich”,  que da un ejemplo de la colaboración de los ciudadanos. 20 personas trabajan en realizarla y la publican con unos 50 páginas 5 veces al año). Es un medio de comunicación de gran importancia tanto para los vecinos como para los visitantes.
Eso no nos deja olvidar de los muchos ONGs que existen. Los 40 asociaciones que existen en Niederalteich con sus diversas actividades dan vida a la localidad. Por tanto ofrecen algo para cada uno, según su interés.
Desde el 2004 Niederalteich es municipio miembro de la unión climática.

Una peculiaridad tenemos que resaltar:

  • RathausAdemás de los oficios religiosos católicos hay también misas en rito bizantino.
  • La abadía, ya en los años 30, hizo realidad el sueño y el deseo del Papa Pio XI de promover el diálogo con las Iglesias del Este y de promocionar el trabajo ecuménico.
  • Para este fin se fundó más tarde el Instituto Ecuménico de la abadía.

 

  • Dos panaderías, 
  • una carnicería,
  • una jardinería ecológica, 
  • tiendas de artículos de regalo,
  • un supermercado de Edeka,
  • una tienda de accesorios de pesca, jugueterías, 
  • dos bancos ( Caja rural y Caja de Ahorros)

son los encargados de satisfacer las necesidades cotidianas de los vecinos.

Para los visitantes que vienen a Niederalteich  existen varias alojamientos familiares.
Para celebrar una fiesta con los amigos o con la familia hay 2 restuarantes de ambiente muy agradable. Niederalteich es un pueblo acogedor que se alegra con cada visitante que viene a pasar unos días en su entorno.